Mes de la patria dominicana, del 26 enero al 27 febrero



26 de enero de 1813:

Fecha del nacimiento de Juan Pablo Duarte, forjador de la patria dominicana, ocurrida el 26 de enero de 1813, en Santo Domingo. Fue bautizado el 4 de febrero del mismo año.
A la tierna edad de 15 años, en el año 1828 ante improperios del capitán del barco que lo llevaba a España, jura demostrar que los residentes en esta parte de la isla no solo teníamos un nombre: dominicanos, sino que éramos dignos de llamarnos así. Esto marca el nacimiento de la dominicanidad.
En 16 de julio de 1838 fundó la sociedad secreta La Trinitaria, la cual era una estructura política compuesta por células de 3 personas, creada para luchar por la independencia nacional, cuyo juramento era Dios, Patria y Libertad.
Seis años mas tarde, en 1844, después de años de exilio y lucha sin cuartel, Juan Pablo Duarte, junto con un grupo de amigos, entre los que se destacan Matías Ramón Mella, Francisco del Rosario Sánchez y otros trinitarios logran su propósito de independizar la república. 

 

Duarte muere en Caracas, Venezuela, el 15 de julio de 1876.

25 de Febrero de 1816:

Nace en Santo Domingo Matías Ramón Mella.
De los fundadores de la República, fue el más adaptado a actividades políticas y representa la expresión militante y decidida.
El 16 de enero de 1844, firmó el Acta de Separación, proclamando con esto la necesidad de la separación de Haitíy la unión de liberales y conservadores se hizo oficial.
En el año 1844 Mella dispara su famoso trabucazo con lo que se consagra la liberación de la república de la ocupación haitiana.
En 1861, al anexar la recién creada república a España, Mella se pone del lado nuevamente de la causa de la patria y junto con otros patriotas logra en 1863 restaurar la república del dominio español. 
Muere el 4 de junio de 1864 con la distinción de ser dos veces prócer de la república.

27 de Febrero:

Día de la independencia nacional dominicana.

Duarte encarna la idea de la patria, fue esa llama sublime que ayer prohijó la república y que aun hoy le sirve de luz a los buenos dominicanos de hoy que luchan por mantener incólume los destinos soñados, contra otros ciudadanos, sin juicio, que con sus actos conspiran contra la estabilidad de la patria.

Duarte tenía una concepción clara de cómo debía organizarse el Estado Dominicano y así lo plasma en su “Proyecto de Ley Fundamental”, en donde a juicio del historiador J J Pérez Saviñon, reseñado por el listindiario.com, Duarte incluye el orden municipal como el cuarto poder del Estado, modificando la concepción tripartita del pensador francés Montesquieu”. Ademas establece que: “Puesto que el gobierno se establece para bien general de la asociación y de los asociados, el de la nación dominicana es y deberá ser siempre y antes de todo, propio y jamás ni nunca de imposición extraña”.
Por otro lado, el historiador A Paulino, entiende que el Proyecto de Ley Fundamental de Duarte debe ser consultado por la comisión que tiene a su cargo la propuesta de la actual constitución pues tiene muchos conceptos para el estado de hoy.

Así pensaba Duarte:

  • “Nunca me fue tan importante el tener corazón y juicio, hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la patria.”
  • “Por desesperada que sea la causa de la patria, siempre será la causa del honor y siempre estaré dispuesto a defender su enseña con mi sangre”.

Duarte fue un hombre de idea y acción:

En el citado periódico listindiario.com, el historiador, General J M Soto Jiménez, indica lo siguiente, cito:

“El IV Congreso Internacional de Historia de América aprobó una comunicación sobre la faceta dinámica de Juan Pablo Duarte, en la cual señala 12 pasajes biográficos que resaltan su dinamismo: (1)cuando creó el clima heroico a su regreso de Europa; (2) al organizar La Trinitaria; (3) cuando escogió el sitio y el día de la fundación de La Trinitaria; (4) al dirigir los trabajos conspirativos; (5) al recurrir al teatro como medio de levantar el espíritu público; (6) al proclamar la unión e igualdad de las razas, contra el exclusivismo haitiano; (7) al ingresar a la Guardia Nacional; (8) al participar en la política haitiana en provecho de los fines patrióticos; (9) al concurrir a las elecciones del 15 de junio de 1843; (10) cuando propuso el pronunciamiento en medio de un grave momento a principios de julio de 1843; (11) al actuar en Caracas y (12) al entrar en la República en armas en 1864.”

Como podemos ver, al prócer Juan Pablo Duarte fue un hombre de idea y que llevó a la práctica lo que pensaba, además de su sacrificio económico, solo le faltó dejar su vida en las lides por la libertad del país

El Himno Nacional Domiciano

Aquí les dejo ahora con las letras gloriosas de nuestro Canto Nacional y un breve esbozo histórico de su origen.
Quisqueyanos valientes es el nombre el himno nacional dominicano, con música de José Reyes y letras de Emilio Prud Homme.
Quisqueya es una voz aborigen que usaban los indígenas para referirse a la isla Hispaniola y quisqueyanos es nuestro gentilicio sentimental.
Nuestro Himno Nacional, por su rima bien cuidada, su contenido y su versificación (diez y nueve silabas por verso) es considerado un poema perfecto.

Se interpretó por primera vez el 17 agosto de 1883.

En 1884 se interpretó, sin aun haber sido declarado oficialmente Canto Nacional, ante el féretro del patricio Juan Pablo Duarte, cuyo restos fueron traídos desde Venezuela.

En 1897 el Congreso Nacional lo consagró como Himno Nacional Dominicano.

Quisqueyanos valientes
Quisqueyanos valientes, alcemos
Nuestro canto con viva emoción,
Y del mundo a la faz ostentemos
Nuestro invicto glorioso pendón.
¡Salve el pueblo que intrépido y fuerte,
A la guerra a morir se lanzó!
Cuando en bélico reto de muerte
Sus cadenas de esclavo rompió.
Ningún pueblo ser libre merece
Si es esclavo indolente y servil;
Si en su pecho la llama no crece
Que templó el heroísmo viril.
Más Quisqueya la indómita y brava
Siempre altiva la frente alzará:
Que si fuere mil veces esclava
Otras tantas ser libre sabrá.

Que si dolo y ardid la expusieron
de un intruso señor al desdén,
a Las Carreras ! a Beller!… campos fueron
que cubiertos de gloria se ven.
Que en la cima de heroico baluarte,
de los libres el verbo encarnó,
donde el genio de Sánchez y Duarte
a ser libre o morir enseñó.
Y si pudo inconsulto caudillo
de esas glorias el brillo empañar,
de la guerra se vio en Capotillo
la bandera de fuego ondear.
Y el incendio que atónito deja
de Castilla al soberbio león,
de las playas gloriosas le aleja
donde flota el cruzado pendón.

Compatriotas, mostremos erguida
nuestra frente, orgullosos de hoy más;
que Quisqueya será destruida
pero sierva de nuevo, jamás.
Que es santuario de amor cada pecho
do la patria se siente vivir;
Y es su escudo invencible, el derecho;
Y es su lema: ser libre o morir.
Libertad que aún se yergue serena
La victoria en su carro triunfal.
Y el clarín de la guerra aún resuena
Pregonando su gloria inmortal.
¡Libertad! Que los ecos se agiten
Mientras llenos de noble ansiedad
Nuestros campos de gloria repiten
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

About these ads

Acerca de Miguel Pena - El Mismo Guanabanero

El Mismo Guanabanero
Esta entrada fue publicada en HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s